07

No suelo comentar acontecimientos deportivos. Como todo español me gusta el futbol y soy el mejor seleccionador nacional del mundo. Soy del Madrid, pero cuando echaron a Del Bosque dejé de ver los partidos. No con ahínco pero sí suelo seguir la liga, las clasificaciones etc. Este año he vuelto a ver algunos partidos de futbol y me he topado con el Barsa.

No voy a hablar de la temporada que ha hecho. Tampoco voy a despotricar sobre la semifinal con el Chelsea (al menos no demasiado) aunque sí que va a ser el hilo conductor del tema.

Y es que ayer el Barsa jugó su peor partido de la temporada. Completamente anulado por un Chelsea que había hecho sus deberes correctamente gracias a su entrenador (de hecho el entrenador que más me gusta de todos) Guus Hiddink. Llama la atención que el Barsa de las goleadas capaz de meter 4 goles en media hora de partido no tirase un solo tiro entre los tres palos. ¿Desacierto de los jugadores?¿De Pep?¿Acierto de Hiddink? Todas estas razones.

El Barsa no mereció ganar el partido de ayer. No mereció un empate. Mereció una abultada derrota. Pero el Dios del Futbol, por suerte o por desgracia, es justo y aunque el Barsa no mereciera ganar el partido de ayer…merece ganar la Champions. ¿Por qué? ¿Por un equipo de superestrellas que necesitan pagar y mantener sus vicios? ¿Por la aficion catalana? ¿Por un presidente con ambiciones politicas? No. Merece ganarlo por…Pep.

Porque Pep es un hombre con un sueño. Porque es un hombre de la casa, nació y creció en las faldas de la casa blaugrana. Porque Cruiff, el creador del Dream Team, le dijo que un día él sería el presidente del barcelona. Porque llegó a un vestuario de estrellas subidas de ego y los apiñó y les hizo suspirar por un sueño común. Porque es un entrenador con talento y su propuesta futbolística así lo demuestra. Porque es un caballero dentro y fuera del campo, capaz de elogiar al Madrid despues de haberle metido 6 roscos en su casa en vez de hacer leña del arbol caído. Es mas, inculcar este sentimiento del respeto al rival a sus jugadores y no permitir que la euforia culé antimadridista inhunde el vestuario dando un mal ejemplo (ese campo queda para las aficiones, que para eso están y no deben ser politicamente correctas).

 Pep es un ejemplo no solo para los jugadores de futbol, sino para aquellos que se presentan a Operación Triunfo, Fama, y Granjero Busca Esposa. Porque si tienes un sueño has de luchar con uñas y dientes por él y, al final, incluso el Universo conspirará para que lo consigas.

¿Fallar a veces? ¿No hacerlo siempre bien? ¿Tener un mal día? Incluso, ¿algo de lo que no sentirse orgulloso? Claro que sí. El ganar el pase de la final ayer sin merecerlo beneficia al Barsa por una sencilla cuestión: HUMILDAD. En un dado de 6 caras un día te sale el 6 y luego el 1; y siempre, siempre, por bien que lo hagas…hay alguien mejor que tú.

No me gusta el Barsa. Soy anticatalán. Jamás podré ser amigo de Pep. Pero hoy por hoy, es la persona que más respeto, y me gustaría parecerme a él. Hay que quitarse el sombrero.

n_f_c_barcelona_la_directiva-82952

Anuncios