kill-bill-3

David Carradine, el hijo de la gran puta, ha muerto. Este hombre ha sido uno de los grandes iconos de la television del siglo XX gracias a la serie Kung Fu. Ha hecho un centenar de peliculas, ha grabado (y compuesto) discos musicales e incluso publicado libros de artes marciales. Así que aprovechando la desaparicion de tan insigne hombre es de obligado cumplimiento el hacer un repaso a su carrera en reconocimiento de “como medrar en la vida siendo un pedazo de mierda farsante sin talento ni respeto por absolutamente nada ni nadie”.

De hecho, hay que tener mucho talento y habilidad para poder vivir toda tu vida acosta del talento y el trabajo de otros. Una vez en la vida uno puede estar en el sitio oportuno en el momento justo…que tal vez fue lo que le pasó a este tio…pero tantas veces es sospechoso.

David Carradine era hijo de actor (una supuesta saga de actores, la familia Carradine) pero estudió musica. Después de varios intentos descubrió que la rama interpretativa no era tan mala como parecía y empezó en el teatro con obras clásicas de shakespeare. De todos es conocido que la serie de Kung Fu fue ideada y escrita por Bruce Lee (el título origial era “Aquí viene el Guerrero”, no demasiado comercial por cierto xD), pero el chino era muy chino y le dijeron que su idea no era válida. Tiempo después reescribieron su guión y llamaron a Carradine para que interpretara Kung Fu. El éxito fue mundial y siempre se le recordará por ello.

El bueno de Bruce no se desanima y escribe el guión de una pelicula: The Silent Flute. Una historia llena de su filosofía con tintes esotéricos donde el protagonista recibía las enseñanzas de un maestro ciego que tenía un bastón que hacía las veces de flauta y que, al parecer, solo él podía oir. El guión fue entregado al alumno de Lee y gran amigo James Coburn, éste a su vez lo entregó al estudio, pero no consiguieron la financiación esperada y jamas se llevó a cabo. Años después ese mismo estudio recuperó el guión de Lee, llamaron a Carradine (otra vez), la titularon Circle of Iron, he hicieron la peli.

51FD0XHVE0L._SL500_AA280_

Tras la muerte de Bruce Lee, y tratando de aprovechar el tirón del chino muerto, reeditaron la cinta titulándola de nuevo The Silent Flute y anunciandola como una “idea original de Bruce Lee” (sin pagar un duro por derechos de autor evidentemente). Este será sólo uno de los ejemplos de las triquiñuelas deshonestas que se usaron en el camino.

Hasta aquí el amigo David gozaba de popularidad y dinero. Hizo varios trabajos musicales (era un enamorado de la musica country) y un sin fín de películas de serie B. Pero viendo que su carrera se hundía por sus propios méritos tiró de nuevo de su benefactor: Bruce Lee. El problema es que había muerto…así que, ¿qué hacer? Facil, juntarse con otro tío que le debe su vida al chino: Chuck Norris.

r165820_615142

Bruce Lee y Chuck Norris protagonizaron el que ha pasado a ser “el combate del siglo”. Lee quería un combate expectacular para el final de su Furor del Dragón. Pagó a la mafia para poder rodar en el Coliseo Romano (las autoridades no permiten, aun hoy, que se filme allí), se informó de quién había sido el campeón del “Ed´s Parker Open” (torneo de artes marciales de estilo libre, a los que todos llamaban Karate debido al desconocimiento, muy popular y de mayor peso en EEUU en esos años) y así se trajeron a un desconocido Chuck.

Y como la carrera del tite Chuck tampoco pasaba por su mejor momento decidió unirse a Carradine en un intento de reavivar la emoción protagonizada con un segundo “combate del siglo”. Así llega McQuade, Lobo Solitario.

Lone_wolf_mcquade

El resultado fue una peli de mierda que fracasó miserablemente y que tiene que dar las gracias por haber conseguido el dudoso honor de quedarse como “clasico de la serie B” (que no es más que una nomenclatura de decir que una peli es infumable pero que se le recuerda con cariño por esa extraña afinidad que esta nueva corriente friki siente hacia lo bizarro y lo aberrante).

Carradine por su parte ve como su carrera se hunde en un sin fin de producciones de MUY bajo presupuesto quedando relegadas sus cintas a la serie Z donde no se puede caer más bajo. Así que una cabeza pensante que no se da por vencida dice: “si no ha funcionado tirar del sucesor de Bruce Lee (churk norris), ¿y si tiramos de su hijo?”. Y así es como engalían a un prepuber Brandon Lee y le hacen coprotagonizar la infame “Kung Fu: la Leyenda continúa”. La peli sirvió para tres cosas: la primera aberrar al mundo entero; la segunda, inició la carrera cinematográfica de Brandon Lee; la tercera, sirvió como puente para que Carradine resurgiera en la serie remake de Kung Fu que llevaría el mismo título.

Kung Fu: la Leyenda Continúa (la serie) fue destruida por la crítica. Corrían los 90 y el público occidental ya entendía un poco de artes marciales y vieron que ni los más rápidos giros de cámara ni los trucos cinematográficos podían disimular las nulas capacidades de Carradine. Por el bien de la humanidad esta serie se acabó y el viejo David volvió a hundirse en la miseria.

Y entonces es cuando llega Jesucristo Redentor en forma de Quentin Tarantino y coge a Carradine y, no lo resucita porque no llegó a vivir en verdad nunca, pero lo hace brillar y traspasar la pantalla. Hay que darle al Cesar lo que es del Cesar, y en Kill Bill 2 la sobervia actuación de David Carradine me desmotró lo buen director que es Tarantino. Una interpretación con buen gusto, llena de guiños a su pasado (no hay mas que ver la larga flauta que toca Bill), y haciendo que carradine tenga solo una escena de combate, que dura treinta segundos, esgrimiendo una katana (lo cual viste mucho), y SENTADO (para que no se note lo mierda que es moviendose). Matrícula de Honor para Quentin. Al no ver que Carradine no sabe una mierda, uno se cree que Bill es un maestro asesino peligroso. Maravilloso.

Sin embargo en este caso no pasa como con John Travolta (que sí le debe su carrera a Tarantino). Y es que Carradine no remonta su carrera tras Kill Bill por la sencilla razón de que no vale, nunca ha valido y nunca valdría como actor. No hay un resurgimiento no hay ninguna otra película después (de hecho tampoco la había antes). Kill Bill es la única película en la que Carradine lo hace bien por méritos propios. Las peliculas que hizo después (que son unas cuantas) siguen siendo producciones de bajo coste (infumables todas ellas).

Llegados a este punto alguien me puede decir: ¿Pero qué culpa tenía Carradine en obtener esos papeles? ¿Qué culpa tiene él de que no eligieran a Bruce si no a él? ¿Por qué verlo como un tahur y un aprovechado y no como alguien con sus propios sueños y sentimientos? Y ciertamente estaría planteando cuestiones importantes dificiles de responder si no fuera porque David era un capullo mentiroso y engreído redomado.

En esta entrevista (lo lamento pero está en ingles y sin subtítulos) Carradine alardea de sus habilidades marciales a mano vacía así como con tradicionels armas chinas (que jamás uso ni llegó a aprender), así como el uso de la katana (idem). Además el presentador le pregunta precisamente sobre la serie Kung Fu y qué fue lo que pasó con Bruce Lee. Pues Carradine “amablemente” nos aclara a todos que Bruce nunca escribió el guión, que lo llamaron para hacer el casting y que NO DIO LA TALLA, por lo que supuestamente se inventó la historia de que le habían robado la idea. Así mismo, tirando ya de buen humor, hace un ultimo comentario jocoso, a la par de simpatico, en el que asegura que Kung Fu no habría triunfado sin él. Al final de la entrevista da una patada al aire mirando a la camara. Sin palabras.

Y todo esto nos lleva al final que es el principio del asunto: la muerte de Carradine. Su cuerpo fue encontrado en un hotel de Bangkok y en un primer lugar se señaló al suicidio como causa de la muerte al encontrarlo con una soga atada al cuello en el baño. Luego descartaron la hipótesis al decir que no lo habían encontrado en el baño sino dentro de un armario, y es bastante dificil ahorcarse dentro de un armario…Otra hipótesis es que murió de muerte natural ya que su corazón no pudo soportar la actividad física que, supuestamente, llevaba a cabo momentos antes de su muerte. ¿Qué actividad? Pues segun se intuye por el hecho de que el lazo que tenía en el cuello estaba, a su vez, atado a otro nudo en sus genitales es  más que posible que fuera algún acto sexual tórrido. A todo esto recordemos que tenía 72 años y el bueno de David no se privaba de nada…así que, ¿por qué cascarsela en el armario? Estando en la capital universal de la prostitución que menos que un par de menores tailandesas para que te asfixien mientras te masturban…yo diría que eligió con criterio porque las niñas (o quizás eran niños, llegados a este punto quien puede aseguraralo) tubieron el buen gusto de meter su cadaver en el armario para dejarle las cosas más fáciles a la señora de la limpieza…

Qué enseñanzas podemos sacar de toda esta historia. Yo diría que bajo las capas de todo este bizarrismo subyace un rayo de desperanza. Esperanza para todos los mediocres, vagos y estúpidos del mundo. Vosotros, amigos, podéis triunfar también.  Tenéis todo el derecho del mundo a hacerlo. No importa lo bueno que seas en lo tuyo, lo importante es que le gustes a quien maneja la pasta. Nunca hay que desanimarse, hay que seguir intentándolo siempre. Pero sobretodo y más importante, si quieres tener una muerte digna, rápida, sin dolor y rodeado de placeres…vete a Bangkok.

73403758CB047_Night_Of_A_Th

Anuncios