La primavera pasó y el invierno llegó lo que tarda en pasar el otoño. Y aquí andamos. Un blog sincera y cuidadosamente deshonesto cerca de las 12.000 visitas. La navidad llega y es tiempo de consumismo, comilonas, falsas sonrisas y excesos. Sea cual sea el sentido que motivó su creación se ha diluído con el paso del tiempo…lo único que podemos hacer es darle nuestro sentido propio.

¿Qué significa la navidad? ¿Nochebuena? ¿Villancicos? ¿Salida de fiesta? ¿Fingir que no hay problemas y rencillas y estar con quien no querrías estar un día de diario? O tal vez, y digo tal vez, comprender que todo el envoltorio con el que están recubiertas las cosas es superfluo y carente de importancia. Que los lazos que nos unen son más fuerte que los clavos que nos separan. Que perdonar es facil, realmente fácil. Y que una vida guiada por un sentimiento de calma y sosiego es mejor que una llena de resentimiento y envidia.

El tiempo pasa. Casi 12.000. Y el instante que vivimos ahora no se repetirá y se irá desdibujando en nuestra memoria mientras existamos. ¿Por qué no disfrutarlo entonces?

El ser humano es un animal social. Hemos nacido con la predisposición de formar grupos y la familia es el núcleo de nuestra vida. No conozco a un padre que no haya discutido con su hijo, ni tampoco a uno que no lo quiera más que a su vida. ¿Y qué pasará cuando el tiempo pase y ya no estén a tu alrededor? ¿Cómo serán esas navidades cuando aquellos que siempre te han rodeado ya no existan? ¿Mejor? ¿Más tranquilas? ¿Más Felices? ¿Y no sería mejor no esperar a eso? ¿No sería mejor que fueran felices ahora?

Echo la vista atrás. Me doy cuenta de cuánto tenía y cuánto lo detestaba. Ahora veo el final de un ciclo. El Ciclo. Intentaré aprovechar lo que me queda hasta que recaiga en mi la responsabilidad de crear tradición propia.

Afortunadamente, es un sentimiento (privado) el que me embarga esta noche, porque, pese a quien pese, puedo compartir este momento con Ella. Sí, me refiero a Tí. No ha vosotros, perdonadme la confunsión, digo a Tí.  Cuando nos encontramos no era nuestro momento, pero luchamos, luchamos hasta la extenuación. Combatimos, cambiamos, nos adaptamos y, eventualmente, sobrevivimos. Y no querría a nadie más a mi lado.

Un saludo a todos. Simpatizantes y colegas. Amigos de verdad y Compañeros de Viaje que jamás leerán esto. Felices Fiestas y Feliz Navidad.

Anuncios